José Antonio Labordeta. In Memoriam

Han pasado 730 días desde que José Antonio Labordeta nos dejó. Desde entonces, cómo hemos cambiado…  Mirar atrás se convierte en un ejercicio arriesgado porque el pasado nos devuelve simplemente los reflejos de las frustraciones. Hubo un momento que nos creímos nuestra identidad y la voz de Aragón se expandió de muchos modos, pero sobre todo por la voz de Labordeta. Fuimos pueblo, como señal de raza y ahora vamos a la deriva.

El 19 de Septiembre del 2010 publiqué esta reflexión sobre el papel de los grandes hombres, uno de ellos José Antonio Labordeta, al que tanto se echa de menos en estos tiempos. Es un humilde homenaje a su postura combatiente.

TÓCALA OTRA VEZ, ABUELO

Nuestras referencias nos van dejando solos, más huérfanos cada vez, al mismo compás que el de un postrer latido. Cada vez que muere un hombre digno, se nos cae una hoja, con el miedo a la sequía temblando en nuestro tronco, carentes de viento que al menos nos refresque. Cada vez que un alma noble nos abandona, se cierne un secano más inevitable que acabará por llevarse la propia identidad hacia el país de nunca jamás.

Da tristeza pensar que los faros que nos alumbran con su integridad, se apagan, porque las tinieblas acechan casi al lado de donde pastan nuestras conciencias. Echo de menos mentes nuevas que hagan lo que dicen, para volver a confiar en algo a lo que no me cueste dar la confianza. Ejemplos a los que intentar emular por su sola trayectoria en línea recta. Palabras que encuentren ecos inmediatos en las vertientes de nuestros anhelos. La ilusión de comprender, a través de un simple gesto, los íntimos sentimientos.

Da tristeza echar tanto de menos.

El sino de los tiempos nos lleva a estos parajes de cal y sargantanas, donde sólo las sabinas conocen sus salidas; pero también las sabinas mueren algún día para dejar al yermo a solas, sin sus sombras. No tardaran los pinos en ocupar su espacio, formados en filas, obedientes a la poda en un futuro. Entonces todos los cerros serán iguales, como las vaguadas que los preceden, vistos desde la áspera llanura de surcos olvidados, en los que fueron enterrados los ideales.

Por cada hombre justo que abandona la lucha, nuevos aspirantes a levantar la antorcha se dejaran seducir por un plato de lentejas, antes de saber si tienen hambre. No tendremos guías que nos lleven seguros por esta travesía del desierto. No tendremos voces que avisen del peligro.

Esta tierra es Aragón- dice la canción.

Tócala otra vez, abuelo.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr

1 comentario en “José Antonio Labordeta. In Memoriam

Los comentarios están cerrados.

0

Your Cart