Entrega de los Premios Búho 2014

 

Desde hace 22 años, la Asociación Aragonesa de Amigos del Libro viene otorgando los reputados PREMIOS BÚHO a escritores, libreros y editores aragoneses que a su juicio son merecedores de tal distinción por su actividad y trayectoria en pos de la lectura. Ha sido la víspera del Día de Aragón, Fiesta de San Jorge y Día del Libro, la fecha elegida en todos estos años, así, el 22 de abril, en el marco de la Biblioteca de Aragón, tuvo lugar el acto oficial de entrega de premios que fue presididido por Humberto Vadillo, Director General de Cultura de la DGA, Fernando Gracia Guía y José Ángel Monteagudo, presidente y secretario de la AAAL.
En la edición 2014, los Premios Búho han sido otorgados a la Libreria Serret de Valderrobles.  A Joaquin Lozano, vendedor de libros. A Raquel Cuartero y Chusé Bolea por su libro “Antiguas puertas de Zaragoza”. A Sergio del Molino, por su éxito literario “La hora violeta”.  A la revista Crisis, como iniciativa. Cada uno de ellos fueron glosados por José Mª Serrano, José Luis de Arce, José Mª Hernandez de la Torre, Ángel Hernandez Mostajo y Emilio Quintanilla,  miembros de la Junta Directiva de la AAAL.
Desde Erial Ediciones y Crisis agradecemos profundamente este reconocimiento que refuerza nuestra ilusión por un proyecto que quiere ser capaz de aglutinar opiniones y conocimientos al servicio del pensamiento y la reflexión, y que tiene como fin proponer una perspectiva crítica de aquellos temas que afectan a la sociedad de hoy día. También felicitamos muy sinceramente al resto de los galardonados por sus brillantes contribuciones.
Transcribo la glosa que nos dedicó el insigne escritor Emilio Quintanilla Buey en la entrega del premio que fue recogido por el director de Crisis Fernando Morlanes en representación del Consejo de Redacción.
  Hace escasamente dos años, en mayo de 2012, vio la luz el primer número de la revista CRISIS como culminación de un interesante proyecto, no exento de riesgos, que sacó adelante Erial Ediciones como parte destacada de sus iniciativas culturales.
Desde la Asociación Aragonesa de Amigos del Libro aplaudimos en su momento el nacimiento de CRISIS, y lo hicimos con gran esperanza y con un punto de temor. ¿Podría sobrevivir?
Desde luego no era fácil. Apostar por una nueva revista que nace con vocación de plataforma intelectual en unos tiempos en que se suceden los cierres de publicaciones periódicas y en que las limitaciones presupuestarias amenazan con asfixiar cualquier iniciativa cultural, es algo que solo puede hacerse cuando se cuenta con un proyecto muy bien planificado, con un decidido e ilusionado equipo de redacción y con un grupo de prestigiosas plumas dispuestas a colaborar de forma generosa y desinteresada.
Por suerte, aquella criatura cuenta ya casi dos años de edad y está dando pruebas de una excelente salud. La revista CRISIS, cuyo número cuatro se ha presentado hace poco más de un mes en el Teatro Principal, mantiene puntualmente la periodicidad semestral con que fue concebida y es ya una realidad consolidada que se nos presenta en dos soportes: en papel, con más de cien páginas de moderna maquetación y admirable alarde tipográfico, y además, con un razonable desfase en el tiempo, como revista digital on line, descargable en PDF.
Abierta a cualquier colaboración que cumpla un exigible estándar de calidad e interés, los contenidos se mantienen a gran altura y abordan, siempre desde la perspectiva de la creación, un amplio abanico de temas dentro del mundo de la cultura: escritores, poetas, artistas plásticos, periodistas, científicos, críticos, filósofos, historiadores… contribuyen a dar realce a esta publicación que sin duda ha venido a enriquecer el acervo cultural aragonés con proyección nacional.
La elección de CRISIS como título de cabecera es sin duda un acierto, y no porque pueda hacer referencia a los difíciles momentos socioeconómicos por los que estamos atravesando sino por su alusión a cuanto la revista tiene de crítica; de postura analítica frente al hecho cultural.  En este sentido conviene señalar que la publicación se define y subtitula como “Revista de crítica cultural”. De forma que el título CRISIS como vocablo generador del adjetivo crítico seguirá siendo oportuno aunque algún día la actual crisis social, financiera y de valores que estamos atravesando pueda darse por superada y sea solo un mal recuerdo.
Pero además, desde el Consejo de Redacción de la revista CRISIS se promueven y coordinan otras actividades que vienen a complementar sus contenidos y a profundizar en algunos temas de especial interés o actualidad. En los pocos meses transcurridos desde su primer número han tenido lugar en Zaragoza, desarrollados en colaboración con otras organizaciones culturales,  foros de debate y mesas redondas sobre temas tan sugestivos como El museo en el mundo de hoy, Presente y futuro del patrimonio cultural aragonés, Influencia de las nuevas tecnologías en la creación artística o Las artes y las autopistas de la información, desarrollados siempre en escenarios zaragozanos idóneos para tales actos, como el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos Pablo Serrano, el Centro de Historias o la Biblioteca de Humanidades María Moliner.
A cuantos amamos la cultura, como es el caso de quienes integramos la Asociación Aragonesa de Amigos del Libro, no podía pasarnos desapercibido el encomiable esfuerzo que el Consejo de Redacción de la revista CRISIS viene llevando a cabo desde su creación, hasta haber conseguido hacer de ella en tan poco tiempo una publicación de referencia imprescindible dentro del patrimonio cultural aragonés.
Por ello queremos entregar hoy uno de nuestros Premios Búho 2014 a la revista CRISIS, en la persona de su director don Fernando Morlanes.
Enhorabuena.
 
Emilio Quintanilla Buey
 Arriba, de izquierda a derecha  Sergio Abraín, Paco Serón, E.Mateo,   Tomás Martin, Sergio Gómez, J. Dominguez Lasierra y Pilar Catalán. Abajo, Victor Herráiz y Fernando Morlanes

El óbolo de aleación

 Discurrir por la geografía urbana conlleva  un ejercicio de reflexión permanente, pues nos vemos rodeados de circunstancias que son universos en sí mismas y cuya fuerza de gravedad nos atrapa. La calle es un orbe caótico en el que hemos aprendido a desenvolvernos. O quizá no.   Quizá pasamos por ella de puntillas sin querer mirar más que a las mierdas de perro que acechan nuestros pasos,  mudos, sordos y ciegos, incluso ante los verdes que aún festonean los jardines. Ciegos ante realidades que agreden  sentimientos aunque nos demos de bruces contra ellas.
   La ciudad es el escaparate, la polis de la nueva civilización, donde conviven castas como en la vieja Grecia. Todo es posible en ella, -pasen y vean-  ciudadanos de primera, de segunda, de tercera,  sin papeles, con ellos, censados, sin censo y sin derechos, apartados a un lado, desechos de tienta, periféricos sin brújula. Habitantes, máquinas, polución, virus desbocados. Es lo que toca, desde siempre, y sin embargo es nuestra vida. La que queremos. La que tememos. La que nos ha impuesto la evolución con vocación de paradoja.
    De un tiempo a esta parte, desde que la crisis se  ahonda  más en la herida, mi ciudad presenta una nueva y cruel modalidad de mobiliario urbano. Permítanme el sarcasmo puesto que hablo de congéneres y no de marquesinas vendidas al oro de Paris, ni de bancos de diseño poco práctico o de paradas de tranvía con losas de granito. Hablo de los nuevos mendigos y no puedo evitar un estremecimiento porque ninguno estamos a salvo – bueno, algunos sí-  Conforme hemos ido envejeciendo podemos recordar a los conspicuos sin techo que formaban parte del paisaje, a esos que invitabas a un vino si no lo traían malo en sangre; a esos que  deseaban buenos días a la puerta de las mejores iglesias, como una pieza más del pórtico; a esos que querían vivir sin tener que dar las gracias. Después vinieron los que te abrían las puertas de los “super” con la amabilidad de un portero de plantilla; más tarde las cuadrillas organizadas que distribuían a sus mujeres y niños en las esquinas de cualquier calle; a la vez, apareció otra forma delicada de pedir ayuda a cambio de un acorde de músico de conservatorio; los sempiternos tullidos de muñón encallecido de las puertas de los mercadillos. Orbe de pícaros y de tramas de alquiler del sitio en que postrase, también de abandonados a su suerte, solicitantes de arraigo  inversores del níquel, o supervivientes.  Los  nuevos llegados a la calle tienen cara de vecino de al lado, de contertulio de café,  de compañero en la fila de espera, son nosotros en el sitio equivocado, ruleta con bola trucada, aldabonazo.
    Llegado este  momento  la caridad se desorienta haciendo balance de la reserva de monedas y se siente impotente ante tanta demanda. Somos un país solidario, no de otra manera puede entenderse que los que no tienen nada no asalten los palacios de invierno de la nueva aristocracia. Como la gran paradoja, las clases pasivas sostienen a las activas sin actividad pero conviene preguntarse  hasta cuándo, aunque si hacemos casos de las soflamas encendidas sobre los nuevos brotes verdes esto está resuelto en un suspiro. No nos engañemos, la cruda realidad resiste obcecada para desgracia de casi todos, escéptica e inerme.  En esos devenires de que hablaba al principio han tomado cuerpo los anónimos para poblar las calles con su desesperada presencia. Vemos sus caras y leemos la mirada. Son involuntarios hombre anuncio de la nueva era que piden ayuda  sorbiendo su  vergüenza a la intemperie, islas entre un tráfico indiferente. Quizá deban resolver asuntos de su hipoteca o pagar la factura pendiente del tendero, puede que no le llegue para pagar la luz o los libros de los chicos – ¿quién sabe?-  En cualquier caso, lo cotidiano poco importa, el hecho es que  todos esos conciudadanos que nos hablan de la gran falacia al oído del corazón no están ahí por gusto  -supongo que agotadas otras vías de ayuda- sino porque no tienen más remedio y eso es malo, muy malo, dado que nos puede pasar a cualquiera. Por un lado, los que no viven lo que pasa; por otro, los que no pueden vivir por lo que pasa.  La dicotomía entre realidad A y realidad B lleva al sueño de la razón y como ya decía Goya, eso produce monstruos.
    Es de Perogrullo decir que no sería necesaria la caridad si hubiera más recursos,-ésos que intuimos  escapando a borbotones por agujeros negros-, para todos. Mientras, en las calles ciudadanas brotan nuevas manos esperando el  triste óbolo de aleación.

“Kohtaamisia” exposición de la Asociación de Creadoras Aragonesas

La Asociación de Creadoras Aragonesas presenta su primer proyecto en común en el Centro Joaquín Roncal bajo el título KOHTAAMISIA. Diez reputadas artistas, Lennie Bell, Beartiz Bertolín, Pilar Catalán, Julia Dorado, Gloria García, Rosa Gimeno, Maribel Lorén, Pilar Moré, Carmen Perez-Ramirez y Asun Valet  participan en esta exposición singular que basa su concepto en el Mail Art, en el que experimentaron movimientos como Fluxus y los Neo Dadá y cuya influencia se percibe hasta la actualidad con el email art dentro del contexto de nuevas formas de comunicación visual. El proyecto Kohtaamisia se estructura en torno a obras originales de cada una de las artistas, que fueron enviadas por email al resto del colectivo para poder interactuar  sobre ellas en un proceso de metamorfosis de la forma sustentado en reflexiones decaédricas sobre la mujer y su protagonismo en la cultura, en clara exigencia de una presencia más acorde con la realidad de su actividad creativa.  En relación directa con las nuevas tecnologías el impactante resultado estético se resuelve en dos murales que permiten secuenciar el desarrollo o, lo que es lo mismo, compartir con ellas el proceso creativo. En otra zona de la sala se exponen las obras digitales individuales en las que las artistas acompañan textos que tejen un mundo de convicciones. Son las posturas vitales de 10 de las más avanzadas creadoras aragonesas.
KOHTAAMISIA está comisariada por Pilar Catalán y Carmen Perez-Ramirez. Como acotación al margen destacamos que Pilar Catalán, también miembro de la Revista Crisis, participó como ponente en las Jornadas sobre Las Artes y las Autopistas de la Información realizadas en la Universidad de Zaragoza y organizadas por el grupo de investigación Riff Raff con Erial Ediciones y la revista Crisis en 2013.
La exposición permanecerá en el Centro Joaquín Roncal de la Fundación CAI hasta el 29 de marzo.

fotos Eugenio Mateo

La revista CRISIS ya tiene cuatro números. Teatro Principal

¡Cómo pasa el tiempo! Era julio del 2012 cuando el primer número de” Crisis. Revista de crítica cultural”  vio la luz. Se materializaba el sueño de un grupo de personas empeñados en disponer de un medio de expresión solvente que ahondara en la reflexión y el pensamiento; el transcurso del tiempo nos está dando la prueba de que no estábamos tan locos como se decía.

Hoy, 12 de marzo de 2014, podemos hacer un rápido repaso; deciros por ejemplo que contamos con 107 colaboradores en varios países y continentes que a lo largo de los cuatro números han aportado sus plumas, imágenes o ilustraciones. La firmas invitadas y entrevistados pertenecen a la galería de los ilustres y en nuestro consejo de redacción se dan cita catedráticos, filólogos, periodistas, escritores, dramaturgos, actores, artistas visuales y filósofos. No está mal para tan poco tiempo, teniendo en cuenta que nos asomamos a vosotros cada seis meses… y todo sin ánimo de lucro, Nos gustaría llevar la contraria a las leyes de mercado pero, ¡Ay! el dinero… Necesitamos más asociados, necesitamos vuestra colaboración, necesitamos no necesitar.  

 Con estas palabras de Eugenio Mateo se abrió en el Hall del Teatro Principal el acto de presentación de la nueva “Crisis”. En la mesa y con el telón de fondo del mural del artista  Broto, varios miembros del consejo de redacción, Francisco J Serón, catedrático del Área de lenguajes y sistemas informáticos, Pilar Catalán, artista digital y creadora en nuevos medios, Luis Beltrán, catedrático  de teoría de la literatura y literatura comparada, Fernando Morlanes, filólogo,director de Crisis y presidente de Erial Ediciones y E. Mateo, como moderador y conductor del acto que a continuación entabló un diálogo con varios de los asistentes, diálogo  que se vio interrumpido por la voz experta de Mariano Anós y de otros compañeros que recitaban, entre el público, el poema de Emilio Gastón, “Operación urgente al rojo vivo”, firma invitada de Crisis 4 y que lamentablemente no pudo estar presente para recibir este homenaje con la teatralización de esta lectura de su poema. El otro invitado especial es Francisco Uriz, ganador por dos veces del Premio Nacional de Traducción, quien es entrevistado por Juan Dominguez Lasierra en la revista. También el poeta Rosendo Tello colabora nuevamente en Crisis 4 y lleva camino de convertirse en colaborador honorífico.
Pasada la sorpresa Eugenio repasó el sumario sobre el tema central: Del habla y la fábula. Reputadas firmas aportan sus visiones sobre la acción de hablar y de la fábula como artificio verbal. Manteniendo la linea editorial, el debate que se establece en las mesas redondas que se organizan para cada nueva entrega tuvo en las “Jornadas sobre las artes y las autopistas de la información” ocasión de unir a Crisis y al Grupo de Investigación de la Universidad “Riff-Raff” como organizadores de las mismas. Sobre estas jornadas hablaron Francisco J Serón, Pilar Catalán y Luis Beltrán, miembro asimismo de Riff Raff y que ya intervinieron como ponentes en las Jornadas, realizadas en octubre 2013. La revista ofrece los artículos de todos los ponentes sobre esta cuestión tan a debate en el arte actual. Fernando Morlanes avanzó el tema central del próximo 5: “Memoria y desmemoria”. Se abre el plazo para el envío de colaboraciones hasta el 15 de mayo. Anunció la celebración de unas nuevas jornadas con Riff-Raff sobre la identidad en este año y finalmente comunicó con orgullo que la Revista Crisis ha sido premiada con el prestigioso Premio Búho a la iniciativa.
Recordamos que CRISIS puede adquirirse en las librerías Antígona, Cálamo, Los Portadores de Sueños y Casa Ubieto y en la sede de la Asociación de Artistas Plásticos Goya Aragón.
Gracias a los patrocinadores por su colaboración y al Teatro Principal en la persona de su director, Rafa Campos, por acogernos en su Hall. Gracias a ustedes por leernos.
 
    
 
http://eugeniomateo.blogspot.com.es/
Fotos: Teo Félix

Crónica de una presentación. Revista CRISIS nº 2

La numerosa asistencia que llenó, ayer, 26 de febrero, el Ámbito Cultural del Corte Inglés, significó un refrendo por parte  de los lectores hacia la Revista de Crítica Cultural CRISIS, que presentaba su segundo número en esta sala zaragozana. Cabe destacar que fue también aquí donde, hace seis meses, mostrábamos al público a un recién nacido primer número de Crisis. Desde entonces, los componentes  de la Asociación cultural Erial Ediciones hemos desarrollado una callada pero tenaz labor al servicio de una publicación que acude al pensamiento humano como referente de reflexión y análisis de nuestra sociedad.
El director de la revista, Fernando Morlanes y tres miembros del Consejo de Redacción, Mariano Anós, Juan Dominguez Lasierra y Eugenio Mateo fueron los encargados del desarrollo del acto, arropados por el resto de miembros del consejo y de varios de los selectos colaboradores que participan en este número.
Quisimos dar a la presentación un aire diferente para lo cual y una vez abierta con la salutación y agradecimientos a los asistentes, Eugenio fue realizando una serie de preguntas   aleatorias entre el público en una intervención que pretendía ser la antítesis de los habituales ruegos y preguntas característicos de estos actos. Entre preguntas, en la mesa, los tres compañeros, Mariano, Juan y Fernando, leían, ora aforismos del maestro Ortiz Osés, ora microrelatos de José luis Rodriguez o un fragmento del relato de E. Mateo, todos ellos publicados en la sección de creación de la revista. Por las respuestas se notaba un clima favorable y expectante hacia los objetivos de la revista, su oportunidad en estos momentos difíciles y sobre todo sus contenidos.  Intervinieron las dos firmas invitadas, por un lado el maestro de filósofos D. Andrés Ortiz-Osés, el ingenioso hidalgo de Tardienta, como lo denomina Juan Dominguez Lasierra en su deliciosa entrevista; por otro, D. Rosendo Tello, poeta entre poetas, a quien su dificultad en el habla no evitó de hacer gala de su sentido del humor. Mención especial a las intervenciones de Belén Boloqui y Carlos Bitrian, fundadora y actual presidente, respectivamente, de APUDEPA, que ha colaborado con la revista de forma entusiasta a través de once artículos de otros tantos miembros de Acción Pública en Defensa del Patrimonio, que ofrecen una extensa mirada al Patrimonio histórico cultural de nuestra región. Nuestro agradecimiento a todos ellos por esa exhibición de conocimientos e involucración ética y social en la defensa de nuestra identidad.
Mariano Anós dió un repaso a todas las reflexiones en torno al tema central de Crisis. En este número hablamos de Ocio contra Negocio y Mariano subrayó pasajes de todos y cada uno de los artículos de pensamiento sobre esta cuestión, que no es precisamente baladí en nuestras vidas. Después Juan Dominguez emocionó en la misma medida que divirtió cuando habló de Ortiz-Oses y de Rosendo Tello, a los que llamó impresentables, esto es, es tal su dimensión intelectual que no pueden ser presentados porque son inabarcables. La ironía de Juan y su maestría como escritor hizo sonreir a los propios aludidos y mantuvo la atención general con su prosa Gracianesca. Fernando Morlanes, alma mater de este proyecto recalcó los fines y objetivos de Erial Ediciones y dio cuenta de los planes de futuro a la vez que animó a la colaboración de todos para poder ir ganando en ambición para el próximo número 3 en julio.La revista se puede encontrar en Internet en versión PDF en el siguiente enlace
La edición en papel con tirada limitada puede encontrarse en las librerías ANTIGONA, CÁLAMO Y PARIS al precio de 6€.

 

fotos Teo Félix y Óscar Baiges

 

 

 

 

Presentación de CRISIS 3 en el Teatro Principal

 

El marco del Hall del Teatro Principal fue el elegido para presentar al público zaragozano la edición nº 3 en papel de CRISIS, Revista de Crítica Cultural. A la hora indicada, las 20, el recinto, presidido por un  mural del pintor aragonés Broto, se llenó de amigos y simpatizantes del proyecto de ERIAL EDICIONES que desde hace un año y medio está demostrando que la determinación lo puede todo. En la mesa, miembros del Consejo de Redacción: el periodista y escritor Juan Dominguez Lasierra, el artista multidisciplinar Sergio Abraín, el catedrático de Filología de la Unizar, Luis Beltrán, el filólogo y director de la revista Fernando Morlanes y el galerista y escritorEugenio Mateo, que fueron los encargados de explicar el índice y contenido de este número, que también puede leerse en versión pdf enwww.erialediciones.com/revista-crisis/
 Tras las palabras de bienvenida, Mateo ofreció un breve repaso a la trayectoria de Crisis y fue presentando a los demás ponentes. Morlanes destacó el homenaje a dos amigos que nos han dejado recientemente, el dramaturgo Mariano Cariñena y una de las fundadoras de Erial Ediciones, Toñi Olaverri, alma de la Librería de Mujeres. El primero, en la pluma de Mariano Anós, miembro del Consejo de Crisis y compañero de tantas aventuras teatrales; el segundo, con la prosa dolorida por el recuerdo del catedrático José Luis Rodriguez García. Mateo hizo referencia a las catorce colaboraciones del tema central : Fantasía y Fantasmas, que dan juego para jugosas reflexiones entre las que se encuentran las de los periodistas José Luis Trasobares y José Hernandez Polo junto a Victor Herraiz, Fernando Gracia Guía, Mario Sasot, Victor Guiu, Mariano Ibeas y el propio Eugenio Mateo, entre otros. Juan Dominguez Lasierra hizo elogio de las firmas invitadas, Paco Uriz, director de la Escuela de Traductores de Tarazona, que brinda un interesante reportaje sobre la vida de la espía  sueca Karin Lannby y del que Juan leyó  un  delirante poema, a la vez carga de profundidad sobre la provisionalidad, y la de nuestro mejor poeta Rosendo Tello, al que Juan entrevista piel sobre piel y que ha tenido la gentileza de regalar a la revista dos poemas inéditos. Desde la zona del público dos consumados actores y miembros de Crisis, José Tomás Martin y Mariano Anós recitaron los dos poemas llenando el ambiente de poesía que caló en los rostros de todos los asistentes. El poeta, acompañado de su esposa, asistía entre la concurrencia con la sonrisa a flor de labios, emocionado por el efecto volador de sus versos. Momentos emotivos que dieron paso a la intervención de Sergio Abraín que habló sobre la Mesa Redonda celebrada en el Centro de Historias y que sirve como marco de debate de la revista, La Creación artística y las nuevas tecnologías, en el que participan personajes de la categoría de Paco Rallo, Emilio Casanova, Pilar Catalán, Néstor Lizalde, Francisco J Serón, Victor Jerjo-Toma o Silvia Alicia Manzanilla. Abraín vino a decir que las nuevas tecnologías facilitan el desarrollo de la creación pero no todos que las usan pueden considerarse artistas en su verdadera acepción. Le tocó el turno a Luis Beltrán para hablar sobre las jornadas a realizar en Octubre en colaboración entre el Grupo de Investigación de la Universidad de Zaragoza, Riff-Raff y la Revista Crisis. “Las artes y las autopistas de la información” se celebraran los días 22, 23 y 24 de octubre en la Biblioteca María Moliner de la Facultad de Filosofía y serán una buena oportunidad de asomarse a este actual e interesante tema de la mano de reconocidos nombres del mundo académico y de artistas que además impartirán charlas sobre sus experiencias creativas, entre los que están Enrique Carbó, fotógrafo y profesor de la Universidad de Barcelona o Andrés Ortiz-Osés, filósofo y padre de la Hermenéutica, por citar sólo a algunos. Luis Beltrán, uno de los fundadores de Erial Ediciones, quiso decir que en su fuero interno nunca pensó que el proyecto se iba a desarrollar de la manera que lo ha hecho y que reconoce que la trayectoria de la revista es un éxito, humilde, pero éxito. Desde las butacas, la pintora y artista digital Pilar Catalán contó de las posibilidades del arte y los nuevos medios en una intervención sobre las jornadas.
Para cerrar el acto, Morlanes se refirió al Fallo del II Concurso literario Ana María Navales, cuyos ganadores publican sus relatos y poemas. Adelantó asimismo el tema central de la próxima entrega de Crisis, la cuarta, que será el Habla. Se abre un plazo hasta el 20 de Octubre para enviar colaboraciones, que serán seleccionadas para su publicación. La revista nº 3 se puede encontrar ya en las librerías Antígona, Portadores de Sueños y Cálamo, en la capital aragonesa y Casa Ubieto de Ayerbe (Huesca). Con un llamamiento a la adhesión de nuevos asociados, se cerró el acto de presentación que habla de la firme decisión de un grupo de personas vinculadas con la cultura para llevar a cabo una publicación distinta que tiene en el Pensamiento y la Reflexión su razón de ser.
¡Larga vida a CRISIS!

foto Teo Félix                          Eugenio Mateo, Juan Dominguez Lasierra, Sergio Abraín, Luis Beltrán y Fernando Morlanes

foto José Hernandez Bustamante

foto Teo Félix

foto Teo Félix

foto JHB                                   J Tomás Martin y Mariano Anós

foto TF

foto TF

foto TF

foto Teo Félix

Mesa redonda organizada por la revista Crisis en el Centro de Historias

 

El pasado 15 de Mayo tuvo lugar una Mesa Redonda organizada por Erial Ediciones en el Centro de Historias de la capital aragonesa. Se desarrolló en torno a la influencia de las nuevas tecnologías en la creación artística y será el tema central del próximo número 3 de la Revista Crisis. Es ésta la tercera mesa redonda que organizamos, fieles al compromiso con la cultura, el pensamiento y la crítica. La influencia de las nuevas tecnologías en la creación artística es un tema que nos permite imaginar el futuro del Arte y como tal merece reflexiones y debate. Pretendemos polemizar sobre el movimiento artístico global que comenzó a explorar las posibilidades culturales, sociales y estéticas de nuevas tecnologías y herramientas de comunicación.Para ello tuvimos como ponentes a cuatro expertos que tienen como elemento común el uso de los nuevos medios en su trabajo y gozan de un bien ganado prestigio por sus carreras artísticas.
Sergio Abraín es un artista polifacético, pintor, decorador y diseñador, activista cultural y un emprendor. Ya en los 70 fue pionero en usar las nuevas tecnologías en revistas visuales, poesía virtual y mail art. Un creador en constante evolución.
Paco Rallo, artista visual y diseñador gráfico. Son reconocidos su paso por el Grupo Forma y su actividad en el Estudio Camaleón. Él ha dicho en alguna ocasión: < el artista, el creador, ha pasado a ser un mago-diseñador, un cleptómano icónico, objetual y un ávido recolector de recursos que maneja desde el pensamiento>
 
Emilio Casanova, productor y realizador de programas y montajes audiovisuales, ha sido galardonado internacionalmente por alguno de sus documentales o cortos de animación. En sus audiovisuales ha trabajado sobre el Grupo Pórtico, Julio Alejandro, Goya, Ramón Gomez de la Serna, Octavio Paz o Antonio Saura.
Nestor Lizalde es Técnico superior en diseño gráfico, licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca con cinco matrículas de honor, Técnico superior en desarrollo de productos electrónicos y Master oficial en Artes Visuales y Multimedia por la Universidad Politécnica de Valencia. En sus exposiciones se dan la mano los nuevos medios, el arte electrónico, video arte y sistemas audiovisuales. Imparte conferencias y talleres.
Me tocó a mí ejercer de moderador, como miembro del Consejo de Dirección de Erial Ediciones y del Consejo de Redacción de la revista Crisis. El debate se  abrió con una reflexión: Los artistas siempre han sido de los primeros usuarios de las nuevas tecnologías. En el tercer número de Crisis podremos leer la crónica completa de esta mesa redonda a cargo de nuestro compañero Victor Herráiz y no quiero desvelar lo que allí se dijo, sin embargo, no me resisto a extraer cuatro frases de nuestros ponentes que por sí mismas configuran un avance de sus intervenciones:
Nestor Lizalde. -“El trabajo artístico de los nuevos medios ha sido asimilado por el Cine”
Emilio Casanova. – “La tecnología depende de quien la usa”
Paco Rallo. – “Es un instrumento que propicia la creación”
Sergio Abraín. -” La tecnología procede del principio de los tiempos”
Con una generosa asistencia, entre los que se contaban personalidades como Pilar Catalán, Manuel Perez Lizano, Juan Dominguez Lasierra, Sergio Gomez, Antonio Melendo, Toni Villas,  Angel Jordana,etc, el acto suscitó un largo debate por los ponentes y un fructífero turno de preguntas desde el patio de butacas. El cartel y díptico del acto ha sido diseñado por nuestra colaboradora Marisa Lanca. El presidente de Erial y director de Crisis, Fernando Morlanes dirigió unas palabras a los asistentes en las que trazó el indice de la nueva entrega  de muy próxima aparición en Internet y en su edición en papel. También queremos manifestar nuestro agradecimiento al Centro de Historias y a su director Joaquin Merchant por permitirnos usar sus instalaciones, así como a todos los interesados en esta iniciativa de nuestra revista numero 3 de Crisis, de cuya edición seréis debidamente informados.
 Fernando Morlanes, director de  <Crisis>
 de izda. a dcha. Néstor Lizalde, Emilio Casanova, Paco Rallo, Sergio Abraín y Eugenio Mateo

La importancia de los mitos

La importancia de los mitos

Eugenio Mateo Otto

 

 

En estos tiempos en los que vivimos a prueba, hasta los mitos nos fallan. Valga esta aseveración para mostrar mi desencanto hacia las leyendas de nuevo cuño, sean producto de la mercadotecnia o del papel couché. Esta sociedad en fusión es capaz de olvidar el sentido auténtico de los mitos para plagar de sucedáneos el plano metafísico de la realidad llevando la contraria a las tesis que sostienen que los mitos afianzan nuestros valores morales y que son de importancia crucial, dado el deterioro de la moralidad, que parece haber desaparecido completamente en ciertas áreas.

 

 Decía Rollo May que el mito como producto social ha surgido de muy distintas fuentes, cargado de funciones, persistente en el tiempo pero no inmune a él; es decir, su estructura permanece aunque cambie su forma, y como todo producto social, adquiere su verdadera dimensión cuando es referida a la sociedad en su conjunto.

 

Los medios de comunicación son la mayor fábrica de mitos y es posible que los mitos posean un significado en su propia estructura, que inconscientemente puede que represente elementos estructurales de la propia sociedad en la que se originaron o actitudes típicas del comportamiento de los propios creadores de los mitos. Pueden también reflejar ciertas preocupaciones humanas específicas, que incluyen las que las contradicciones entre los instintos, deseos y las inconmovibles realidades de la naturaleza y la sociedad pueden producir.

 

Neo mitos, neo héroes, neo propaganda. En los nuevos idus de marzo los augurios nos traen mitos que ya no educan sino que, deformando las insatisfacciones, exigen adhesiones de renuncia al más puro estilo replicante. Copiarles. Copiar es la estrategia; copiar hasta la manera de mentir, aunque la cruda realidad nos venga a confirmar lo que nunca convino sospechar: la mayoría son de cartón piedra; entonces, se nos viene abajo, un poco más, el liviano sombrajo tan pacientemente levantado creyendo que nos libraría de las tormentas y sin aliento, levantamos uno nuevo, que se vuelve a derrumbar, y, así, mientras pasan los días, nos acercamos al final de las escenas en esta película donde fuimos reclutados como figurantes. Si en los tiempos originarios se identifica a los mitos con grandes héroes o dioses, hoy solo encontramos placebos para la cotidianeidad y exigencias que rigen nuestra vida, consecuencias de nuestra endeblez o de la falta de prejuicios.

 

Es interesante postular de modo específico que el mito, en cuanto relato oral, es una práctica discursiva sobre los acontecimientos primigenios ocurridos en el principio de los tiempos, entre seres sobrenaturales, y que dan cuenta de la cosmogonía, de la antropogonía y del origen de algo en el mundo como los elementos naturales y los pertenecientes a los derivados de la naturaleza humana. Estos son los mitos que realmente me interesan y en los que aún puedo encontrar refugio. Leyendas que me hablen de tipos insólitos o fabulosos, de seres que me den la mano para cruzar al otro lado. En consecuencia, postulo que el mito refleja en su conjunto poliédrico los diversos ámbitos de la realidad del mundo, pero al mismo tiempo  especula; es decir, los mitos deben servirnos para pensar. Así, llegados hasta aquí, descubrimos que nuestro imaginario tiene la llave del regreso. El camino hacia la identidad, de la que surgen figuras como Mosén Bruno Fierro, el cura contrabandista de Saravillo, grande en virtudes y en vicios; o Puchamán de Lobarre, el pícaro chungón presente en todos los bautizos o en todos los entierros; Mariano Bielsa “Chistavín”, el mejor andarín o corredor pedestre de su época en España. Pero el mito  que más me gusta es el del “Bandido Cucaracha”, Mariano Gavín, al que siguieron cincuenta hombres en sus cuitas por el desierto monegrino y que murió envenenado con un vaso de vino. Nada hay de grandeza en sus hazañas, si acaso, meros actos de bandolerismo, pero la épica de su vida lo convierte en un ser a mitad camino entre el hambre y la desesperanza, que es, en definitiva, la encrucijada de nuestros temores.

Aunque Lévi-Strauss conceda más valor a la  contingencia, porque plantea que el mito en la actualidad se ajusta a la infraestructura tecno-económica, yo ­-¡qué quieren que les diga!- prefiero los mitos que se cobijan bajo las mesas camilla en el ritual de una tarde de invierno.

 

Artículo de opinión publicado en

El Pollo Urbano

Siglo21  USA

Aforismos, axiomas, ocurrencias y recurrencias

 

AFORISMOS, AXIOMAS,  OCURRENCIAS Y  RECURRENCIAS

 

 

 

En estos tiempos de prisa y provisionalidad, los seres humanos deberíamos comunicarnos a través de los aforismos, como el que separa el grano de la paja, para dejar nuestras ideas libres de rebozo y oropel, desnudas en su concreción y resaltadas en lo esencial. Dicen los expertos que en una conversación, acaso un pequeño porcentaje de lo dicho es debidamente recordado, razón suficiente para dejarnos de circunloquios, exprimir en su justo contenido los conceptos  e ir al meollo del asunto utilizando la técnica de la bendita síntesis.

 

Utilizamos el lenguaje como algo instintivo que no supone esfuerzo y en ese craso error hablamos de más, siempre de más, en un afán de convencer más que de conversar, de contar más que de escuchar para al final solamente oír el eco de nuestra propia voz, onda que no alcanza ningún dial, sonido apenas distinguido en el guirigay de la palabrería. De todo lo que decimos la mayoría no sirve para nada, hay que rebuscar para, a veces, encontrar algún significado libre de doble intención, esto es claro y conciso. De su valor es ya otra cuestión. Dice el Maestro Andrés Ortiz-Osés que el silencio es el metalenguaje de la palabra.

 

El silencio es lo único que permite escuchar completamente. Este axioma de Perogrullo no es conocido por todos sin embargo, más bien casi ninguno repara en él, claro que a veces tendemos a ignorar lo obvio. La palabra resume todos los silencios para pensarla, guarda celosa su significado, descifra el pensamiento, es en sí misma un tesoro inagotable para, a la vez, ser una cáscara vacía cuando se usa sin conocimiento. En este caso tiene varias acepciones: palabra hueca, palabra falsa, palabra maledicente, palabra ofensiva, etc. A Las buenas palabras se las lleva el viento. La palabra es la voz de nuestro silencio y por nuestras palabras se nos conoce.

 

Se me ocurre pensar en una máquina que mida las palabras, un artilugio que podríamos llevar colgado del cuello para contar las que pronunciamos al día. Menuda sorpresa, pero para ocurrencia mayor, un programa nos diría todas las inútiles y ahí, mis amigos, casi sería mejor ser mudo para evitarse el esfuerzo de hablar. Bueno, pero permitiría aprender, que no es poco. Ya casi en estado lisérgico imaginemos una conversación donde se dijera –Menos mal que me contradigo: quiere decir que vivo- (O-Osés). Daría una nueva perspectiva para aprender.

 

Pero las costumbres son recurrentes como algunos granos y demuestran simplemente la clase de pasta de la que estamos amasados. No vamos a ser cautos, ni prudentes, ni siquiera sinceros. Hablaremos con la métrica excedida, aplaudiéndonos como monos de circo en la pista de la estereofonía.

Todo por la palabra, pero sin comprometerla. Cambiar el mundo es evolución: cambiar la vida es revolución, nos dice Ortiz-Osés previniéndonos de lo irrenunciable.

Sergio Abraín, el arte de un inconformista

La sala de exposiciones de Bantierra en Zaragoza acoge una retrospectiva del pintor zaragozano Sergio Abraín, uno de los máximos valores del panorama artístico aragonés, en la que se presentan obras realizadas desde 1994 hasta 2010. Estas mismas pinturas han sido expuestas en las salas de Bantierra en Huesca y Calatayud en una programación itinerante.

Como dice Cristina Gimenez Navarro en el folleto editado para la ocasión, Sergio Abraín trasciende su corpus artístico en el desarrollo creativo más allá de la intimidad de su estudio para participar como agente activo en eventos, actividades editoriales o gestión de galerías de arte. La versatilidad del artista se aplica en una decidida postura  con la sociedad de la que nace  un profundo compromiso ideológico que lo empuja a una reflexión permanente sobre la vigencia de conceptos y experimentaciones. La autoafirmación del testimonio tiempo/evolución como testigo activo. Apasionado actor que traslada a sus obras el riego fértil de la literatura que fluye en sus manos en el momento mismo del trazo.

En la Gran Enciclopedia Aragonesa se le define como pintor, decorador y diseñador. Su formación la inicia desde 1968. Miembro fundador del Colectivo Plástico de Zaragoza, 1975. Funda las zaragozanas galerias de arte Pata Gallo, 1978, y Caligrama-Pata Gallo, 1983, caracterizadas por su espíritu rompedor. En 1977 funda, edita, dirige y diseña la revista de poesía visual Zoo-Tropo, publicando cuatro números. Realiza decoraciones para teatro, montajes en diversos espacios y decora el templete diseñado por el arquitecto Ricardo Usón para el Ayuntamiento de Zaragoza. Concluye 14 libros en ejemplares únicos que regala a sus amigos, buscando una línea estética y formal afín a la personalidad del futuro propietario. Diseña muebles. Como pintor, su constante profesión, entiende el arte cual un todo equívoco y nómada, electrizante y ecléctico. En 1987 realiza un mural para el Centro Cultural Delicias de Zaragoza.

Su línea pictórica transcurre mediante las siguientes etapas. Desde 1973 desarrolla un surrealismo con una visión metafísica y con la crítica daliniana paranoica sin automatismo. Evoluciona hacia una crítica social y política de marcado expresionismo. De 1975 a 1977 trata similares temas pero dando paso a lo que su autor define como «estética de lo horrible». A partir de 1978 cuadricula un fondo que tiene un color blanco agrisado, sobre el cual añade unas figuras expresionistas que representan la represión sexual y política. Desde 1983 combina la pasta y el rabioso trazo gestual, la composición geométrica y el ritmo, a través de sucias tonalidades que se alteran mediante destellos de diversos colores. Mundo de opresores y oprimidos tan ocultos que se emparentan con la abstracción. Desde 1985 evoluciona hasta incorporar una serie de formas, como conos, relojes de arena, clavos con gran cabeza, sin abandono de otras, como el triángulo, espirales, penes, provenientes de su época surrealista.

Poco a poco la figura humana, a veces deforme y angustiante, y otros elementos, como los arquitectónicos, sufren una transformación mediante unas formas abstractas, en grises, blancos sucios y negros, que tienen una impensable capacidad de alterar el entorno. Formas que introduce en un espacio urbano, el cual adquiere un elemento mágico desde su implícita realidad. Una rigurosa geometría que exhibe como verdaderas abstracciones en 1993.

La exposición presenta obras desde este periodo hasta nuestros días, ofreciendo una secuencia de planteamientos eclécticos que se distorsionan en cada veladura, difuminadas realidades en las que aparecen los signos. Los permanentes símbolos de su intencionada andadura de artista a pecho descubierto.

fotos E. Mateo
  

Presentación a cargo de Jesus Angel Gonzalez y Cristina Gimenez Navarro

 
 
 
 
 Redes  1994
 

Emisores 2007 

 

 Emisores  2007 

José Antonio Labordeta. In Memoriam

Han pasado 730 días desde que José Antonio Labordeta nos dejó. Desde entonces, cómo hemos cambiado…  Mirar atrás se convierte en un ejercicio arriesgado porque el pasado nos devuelve simplemente los reflejos de las frustraciones. Hubo un momento que nos creímos nuestra identidad y la voz de Aragón se expandió de muchos modos, pero sobre todo por la voz de Labordeta. Fuimos pueblo, como señal de raza y ahora vamos a la deriva.

El 19 de Septiembre del 2010 publiqué esta reflexión sobre el papel de los grandes hombres, uno de ellos José Antonio Labordeta, al que tanto se echa de menos en estos tiempos. Es un humilde homenaje a su postura combatiente.

TÓCALA OTRA VEZ, ABUELO

Nuestras referencias nos van dejando solos, más huérfanos cada vez, al mismo compás que el de un postrer latido. Cada vez que muere un hombre digno, se nos cae una hoja, con el miedo a la sequía temblando en nuestro tronco, carentes de viento que al menos nos refresque. Cada vez que un alma noble nos abandona, se cierne un secano más inevitable que acabará por llevarse la propia identidad hacia el país de nunca jamás.

Da tristeza pensar que los faros que nos alumbran con su integridad, se apagan, porque las tinieblas acechan casi al lado de donde pastan nuestras conciencias. Echo de menos mentes nuevas que hagan lo que dicen, para volver a confiar en algo a lo que no me cueste dar la confianza. Ejemplos a los que intentar emular por su sola trayectoria en línea recta. Palabras que encuentren ecos inmediatos en las vertientes de nuestros anhelos. La ilusión de comprender, a través de un simple gesto, los íntimos sentimientos.

Da tristeza echar tanto de menos.

El sino de los tiempos nos lleva a estos parajes de cal y sargantanas, donde sólo las sabinas conocen sus salidas; pero también las sabinas mueren algún día para dejar al yermo a solas, sin sus sombras. No tardaran los pinos en ocupar su espacio, formados en filas, obedientes a la poda en un futuro. Entonces todos los cerros serán iguales, como las vaguadas que los preceden, vistos desde la áspera llanura de surcos olvidados, en los que fueron enterrados los ideales.

Por cada hombre justo que abandona la lucha, nuevos aspirantes a levantar la antorcha se dejaran seducir por un plato de lentejas, antes de saber si tienen hambre. No tendremos guías que nos lleven seguros por esta travesía del desierto. No tendremos voces que avisen del peligro.

Esta tierra es Aragón- dice la canción.

Tócala otra vez, abuelo.

Presente y futuro del Patrimonio Aragonés. La Crónica

Con una nutrida asistencia de público que llenó el Hall del Teatro Principal  de Zaragoza, tuvo lugar la mesa redonda sobre el presente y futuro del patrimonio aragonés, organizada por la Asociación cultural ERIAL EDICIONES con motivo de la presentación del tema central del nuevo ejemplar, el segundo, de la Revista de critica cultural CRISIS. Al igual que en la primera edición, estas mesas redondas sirven como elemento de debate y profundización sobre aquellos temas que afectan y preocupan a la sociedad aragonesa. Si en la primera ocasión el tema a debate fue sobre los grandes museos personalizados en el Pablo Serrano, en ésta de ayer, 4 de diciembre, el tema elegido es la situación  del Patrimonio Cultural de nuestra región, que se resiente por actuaciones que en ocasiones rozan lo arbitrario o desdeñan las leyes en vigor.
Fernando Morlanes, presidente de Erial Ediciones y director de Crisis abrió el acto con unas palabras de agradecimiento y dio diversas pautas sobre el contenido del segundo número de la revista que tiene prevista su aparición en Enero.
Nuestro compañero, el periodista y escritor Juan Domínguez Lasierra ejerció de moderador con los ponentes invitados por Erial Ediciones, los arquitectos Jose María Valero, miembro de la Comisión de Patrimonio, Carlos Bitrián, presidente de APUDEPA y la doctora en Historia del Arte y fundadora de APUDEPA, Belén Boloqui.
Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (APUDEPA) nace en 1996 como plataforma de actuación en contra de los procedimientos que dan como resultado la destrucción del patrimonio histórico y cultural que vertebra nuestra personalidad como pueblo. La preocupante situación de nuestros bienes culturales ofrece un panorama en el que se mezcla la desidia, la especulación y la falta de interés de las administraciones.
José María Valero habló sobre las intervenciones en el casco histórico de Calatayud que no han tenido en cuenta el factor edafológico, o lo que es lo mismo, las características del suelo. El concepto de que lo viejo es feo está demasiado arraigado en el acerbo popular e impide la necesaria sensibilidad sobre el auténtico sentido del patrimonio.
Carlos Bitrián planteó cómo la burbuja inmobiliaria ha propiciado una sistemática alegal de destrucción sistemática de bienes históricos y culturales. Achaca a las administraciones la falta de interés por el patrimonio ante otros intereses prioritarios y reivindicó la actitud que desde APUDEPA pretende la salvaguarda de unos bienes que son patrimonio de todos.
Belén Boloqui contó sobre las dificultades de todo tipo con que se encuentran, resaltando desde la burocracia a los intereses políticos y económicos, las acciones encaminadas a impedir derribos de edificios catalogados, como el caso de la casa natal del pintor Pradilla, en Villanueva de Gallego o un hotel modernista en Caspe.
Hay que destacar el episodio ocurrido durante la mesa redonda por la interpelación a los ponentes de un asistente que se identificó como un ex alto cargo de la DGA que recriminó la supuesta falta de rigor en la crítica a las intervenciones realizadas por la Administración. Después de un cruce de planteamientos el asunto se zanjó con un mutis por el foro por parte del interpelante.Consumido el tiempo quedaron muchas cuestiones que hubieran permitido prolongar el debate pero a la vista del enorme interés que suscitaron todas las intervenciones, podemos decir que el objetivo de Erial se cumplió ampliamente.
fotos E.Mateo
0

Tu carrito